Historia



Sistemas AMA


HISTORIA


La Asociación Mexicana de Actuarios A.C. cuenta con una trayectoria desde 1962 y se ha perfilado como una institución sólida y abierta, que actualmente ejerce una fuerte representación del gremio ante las autoridades y organismos internacionales. Es la asociación de profesionistas más antigua del sector asegurador.

Los primeros inicios se dan en julio 16 de 1937 con el Instituto Mexicano de Actuarios fundado con 14 socios. Esta primera asociación se forma de un grupo de funcionarios de compañías aseguradoras que fungían como actuarios y analistas de riesgos, dada la labor que desarrollaban, pero con carreras afines como son ingenieros civiles, ingenieros agrónomos, contadores y cuatro actuarios extranjeros.

En 1946 se funda la carrera de actuario en la Universidad Autónoma de México la cual crea y enmarca las pautas para la obtención del título de Licenciatura en Actuaria en México. Posteriormente, se incorpora la carrera de actuario a otras universidades como son la Universidad Anáhuac (1969), ENEP Acatlán (mediados de los 70’s) y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Universidad Anáhuac del Sur y la Universidad de las Américas (principios de los 80’s) y recientemente en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Es así como el 2 de agosto de 1962, con el establecimiento de un poco más de 40 compañías de seguros en México, se funda la Asociación Mexicana de Actuarios, A.C. con la participación de 17 miembros fundadores siendo la primera Mesa Directiva encabezada por los Act. Fernando Ocampo Crespo, Act. Kurt Vogt y Act. Camilo Reynaud.

Desde entonces la AMA ha organizado conferencias, pláticas y eventos mensuales, dirigidos a la capacitación, actualización, convivencia y reunión, de los agremiados. De igual forma, se organiza un Congreso cada dos años donde participan expositores nacionales e internacionales con temas de actualidad y foros de discusión.


FUNDACIÓN


A iniciativa del señor Fernando Ocampo Crespo, actuario de la compañía de Seguros La Nacional y del Ing. Juan B. Solórzano, actuario consultor de esta compañía, el 2 de Agosto de 1962 se fundó la Asociación Mexicana de Actuarios (AMA), con el nombre de Asociación Mexicana de Actuarios del Seguro de Vida, posteriormente Asociación Mexicana del Seguro Privado, y después tomó su nombre actual.

Los 17 miembros fundadores de la entonces AMA se reunieron en la sala de consejo de La Nacional, ubicada en Av. Juárez No. 2 de la Ciudad de México, en donde se eligió la primera mesa directiva que estuvo a cargo del señor Ocampo, Kurt Vogt y Camilo Reynaud.

A continuación se cita una breve descripción biográfica de cada uno de los 17 fundadores.

Tres de ellos pertenecieron al Instituto Mexicano de Actuarios (IMA), fundado en 1937, que tuvo actividades hasta fines de la década de los años cincuenta del siglo pasado. Uno de ellos fue el ingeniero Juan B. Solórzano, que impartió la materia de cálculo actuarial en la carrera de actuario, en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Otro de los fundadores fue Rienhart Hitz, que trabajó en la Aseguradora Mexicana e hizo estudios de Actuaría en Alemania. El tercer miembro del IMA, también fundador de la AMA, fue el ingeniero Luis Vargas, que fue actuario de La Latinoamericana e impartió la materia de Matemáticas Financieras.

Otros de los fundadores, fueron Francisco Asúnsolo y Ludolfo Sieck, actuarios de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF). Aunque no pertenecieron al IMA, ya en 1937 figuraban como encargados de la Sección Actuarial de la Dirección General de Crédito, que era la autoridad administrativa de seguros y fianzas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). En ese entonces el actuario adscrito a esa Dirección era el Ing. Emilio Velarde, miembro del IMA, fundador de la carrera de actuaría en la UNAM y primer maestro de la materia Teoría del Seguro.

Otros fundadores del organismo son Antonio Minzoni, de origen italiano, que trabajó en la Unión Adriática de Seguros, y en México, en Aseguradora Cuauhtémoc, en La Latinoamericana y entre otras compañías.

Impartió la materia de Seguro de Daños en la UNAM y escribió el libro “Crónica de 200 años del Seguro en México”. Asimismo, Ismael Haaz de La Interamericana, Rubén Quezada de La Comercial y Luis García asegurador que posteriormente trabajó en el Colegio de México, Gustavo Dávila, director de la Unión Reaseguradora Mexicana. En la lista de fundadores tiene lugar de honor el señor Miguel Chávez, hombre inteligente y buen actuario, fue el primero en inscribirse en la carrera de Actuaría en 1946. También desde luego el distinguido Fernando Ocampo Crespo.

Actualmente los cinco actuarios fundadores con vida son:

Juan José Solórzano, que trabajó como actuario en Seguros Monterrey y fue Director General del Bufete de Consultoría Actuarial. En 1982 fundó y fue el primer presidente de la mesa Directiva de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC), que originalmente se llamó Asociación Mexicana de Actuarios Consultores en Planes de Beneficios para Empleados (AMACBE).

Orlando Sánchez Avilés fue actuario de Seguros de México y después Presidente de Junta Directiva de la Aseguradora Mundial en la República de Panamá, C.A. Kurt Vogt, que trabajó en Seguros de México, en Panamericana de México y como actuario y Director General de Grupo Nacional Provincial. Fue también presidente de la AMIS. En 1985 el Presidente de la República le otorgó el galardón “Guerrero Azteca” máximo reconocimiento que otorga la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) a los aseguradores del país. En el 2002 la Comunidad Actuarial Internacional en el Congreso Internacional de Actuarios (ICA) celebrado en Cancún, le otorgó un reconocimiento por su valiosa contribución al desarrollo de la profesión.

Jorge Rendón, trabajó en Seguros de México, Seguros América, Seguros La Latinoamericana y otras compañías. Fue profesor de la Universidad Anáhuac del Sur (UAS). Es catedrático y Director de la carrera de actuaría en el ITAM. Ha impartido cursos de cálculo actuarial en varias Compañías aseguradoras. Elaboró la tabla de mortalidad de la Experiencia Mexicana (EM62-67) y otras tablas de mortalidad. Fue miembro del Consejo de Administración de Seguros Bancomext y escribió los libros: “Normas y Políticas del Seguro de Vida” y “Modelos Actuariales del Seguro de Vida”.

Camilo Reynaud, fue Director Técnico de Seguros América, Director fundador de la carrera de actuaría en la Universidad Anáhuac del Sur. Ha dictado cursos de cálculo actuarial en varias aseguradoras. En Seguros Bancomext fue miembro del consejo administración. También laboró como profesor en la carrera de actuaría del ITAM. Ejerció como actuario y consultor de la Aseguradora General en Guatemala C.A. En 1992 el Presidente de la República lo condecoró con el “Guerrero Azteca”. Fue distinguido con la Medalla Anáhuac de actuaría en el año 2006 por la Universidad Anáhuac del Norte y en 2008 con la medalla Anáhuac por la Universidad Anáhuac del Sur.

En el 27o. Congreso Internacional de la Asociación Actuarial Internacional (IAA) celebrado en Cancún en el 2002, obtuvo un reconocimiento por su trayectoria y contribución a la profesión. En 2008 obtuvo el título de Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac del Sur. En 2009 publicó el libro que escribió con Luis Huerta titulado “La Actuaría en México”. Para terminar este breve relato de la historia de la AMA, no pueden dejar de mencionarse los siguientes acontecimientos:

* El primer Congreso tuvo lugar en la Ciudad de Guanajuato, Gto., el 22 de Noviembre de 1963.

* Los primeros estatutos fueron redactados en 1962, por el Lic. Arturo Díaz Bravo, miembro de la Asociación Mexicana de Derecho de Seguros y Fianzas.

* El logotipo fue dibujado por el Act. Manuel Burgos inspirado en el escudo de Maximiliano de Habsburgo.

En la celebración del 60 Aniversario de la Facultad de Ciencias de la UNAM, que tuvo lugar el 16 de Noviembre de 1999, en el Palacio de Minería, Alejandro Hazas quien obtuvo el primer título universitario de actuario, Kurt Vogt y Camilo Reynaud, junto con distinguidos físicos, matemáticos y biólogos, recibieron un reconocimiento por su contribución al desarrollo de la ciencia en México.